Conociendo el trading de alta frecuencia

El trading de alta frecuencia o HFT (High-Frecuency Trading), resulta ser una forma de comerciar en los mercados de valores, mediante la implementación de algoritmos. Esto nos permite lanzar innumerables operaciones en muy corto tiempo, o sea milésimas de segundos. Vale decir que esto ha llegado a desarrollarse con la idea de sacarle ventaja a los esos desajustes que pueden sufrir los precios de los valores negociados.

Esta combinación de conocimientos con la tecnología se ha venido llevando a cabo desde hace algunos años. Esto con la idea de sacar la mayor y mejor ventaja en los mercados. De hecho, se ha venido expandiendo de una increíble manera. Tanto así que el trading algorítmico como el HFT, llegan a suponer un 50% de los futuros y 60% de volumen en stocks estadounidenses. En Europa estos datos llegan a ser más bajos pero vienen creciendo de una forma muy importante.

trading de alta frecuencia
Investigadores afirman que el trading de alta frecuencia ha llegado a aumentar la liquidez en los mercados.

El trading de alta frecuencia

Los mercados financieros han llegado a sufrir muchos cambios, siendo uno de ellos la aparición del trading de alta frecuencia. Pero ojo, no hay que confundir el trading automático con el trading de alta frecuencia.

El trading automático está conformado por ordenadores equipados con programas de trading que están basados en fórmulas y sistemas ya programados de antemano, como son los algoritmos. Así, estos programas informáticos son los que toman las decisiones, en de que lo haga el analista, gestor u operador. Aunque claro está, primero fueron probados y revisados por ellos.

Estos pueden estar basados en comandos bastante simples, es el comprar cuando el precio llega a cruzar una media móvil. O llegar a ser muy complejo y trabajar con una cantidad de variables. Sin embargo, no llegan a ser nada si se comparan con los equipos de trading de alta frecuencia.

Los programas de trading de alta frecuencia pueden seguir estrategias bastante complejas con innumerables variables a una gran velocidad y desempeño que un ser humano no puede. Esto debido a que las posiciones se mantienen durante un período de tiempo muy pequeño, para de una forma muy rápida ejecutarla y cerrarla.

Vale señalar que esta clase de operaciones se realizan miles y decenas de miles de veces en el día. Así como, los períodos de tiempo en los que llegan a mantenerse las posiciones pueden ser de fracciones de segundos. Así lo que antes se llegaba a comerciar en día, ahora se hace en milisegundos.

Como llega a influir realmente en los mercados

Los programas de trading de alta frecuencia, solamente llegan a representar una pequeña parte de todos los operadores. Sin embargo, mueven un 67% de todas las transacciones de todos los mercados. Su máxima es operar lo más rápido que puedan maximizando así las ganancias. Aunque su margen de beneficio en cada transacción en muy pequeño, debido a la altísima velocidad y frecuencia de ejecución, estas pequeñas cantidades suman miles de millones.

Los tradings de alta frecuencia siempre deben ser más rápidos que los demás. Lo cual solamente se consigue estando más cerca del mercado. Es más, mientras menos cables haya entre el bróker y el HFT, las señales de enviar y recibir información tardan menos.

Ventajas e inconvenientes

Estos son sistemas que tienen ventajas e inconvenientes. Son muchos los investigadores que afirman que el trading de alta frecuencia ha llegado a aumentar la liquidez en los mercados de una forma considerable. Esto quiere decir que, por cada contrato de compra, siempre existirá una de venta y sin mucho esfuerzo.

No obstante, donde mejor tienden a funcionar es donde los mercados son muy líquidos, además que no se encuentran obligados a nada. Si existe una situación donde realmente se necesite, se pueden echar para atrás como un operador más. De igual forma, se piensa que benefician la fijación de precios, así como reducen la volatilidad.

En lo que se refiere a las desventajas es que operadores como nosotros, no podemos llegar a igualar la velocidad de sus sistemas. Y muchos no podemos alquilar el espacio cerca del mercado, y menos podemos pagar el uso de estos programas.

También otro inconveniente, es que la falta de regulación y la velocidad son explotadas para lograr manipular el mercado, llegando a engañar a otros participantes. Por ejemplo, resulta bastante difícil y costoso poder estar por delante del mercado sin trampas, por lo que algunos hacen unas cuantas.

Usan rellenos de cotización para producir avalanchas de información, llegan a producir enormes avalanchas de información, logrando posicionar órdenes y tienden a crear la ilusión de que el precio llegará a moverse a determinada dirección. Para de esta forma generar oferta o demanda y de esta forma satisfacer sus necesidades.

Desbordamiento y descontrol

No cabe la menor duda que existen los problemas técnicos y estos son muy reales. Algunos programadores manifiestan que debido a la extrema complejidad en el ámbito del trading y de los algoritmos en sí. Ya no tienen la capacidad de poder hacer un seguimiento a todo lo que hacen los programas.

Esto puede llegar a conducir que algunos de estos programas lleguen a reaccionar unos con otros, llegan a atraparse en un bucle. Todo llegue a ocurrir a una enorme velocidad y aunado a las otras desventajas se pueda producir un mini-crash, Logrando de esta forma que el mercado llegue a adquirir un nivel de eficiencia que tiende a rozar que los mercados prácticamente sean aleatorios e impredecibles.

Como se puede apreciar, las ventajas se encuentran en nuestra contra y pareciera que no podemos hacer nada en el mercado financiero, frente a estos programas. Pero nada más lejos de la realidad. Esto solamente podría ser cierto si buscamos el tratar de vencer a los tradings de alta frecuencia en su propio terreno.

Si tratamos de predecirlos, perderemos, Si buscamos enfrentarlos en velocidad también perderemos. Y es que mientras estemos luchando de esta manera, siempre vamos a estar rondando la trampa del control y la información. Podemos hacerles frente de otras maneras. Explotando lo que ellos no pueden cambiar. Explotando las constantes que no llegan a depender de ellos y lo que ellos mismo tienden a generar.