Los CFDs como alternativa flexible para invertir en bolsa

Los Contratos por Diferencias (CFDs), vienen siendo uno de los derivados financieros que más se utilizan hoy día. Esto por ser considerados como la alternativa más flexible para invertir en bolsa. Este auge se debe a la adhesión de pequeños inversores al trading de una manera habitual. 

Esto no significa que haya mayor cultura financiera sino que los brokers o plataformas de CFD tienden a hacer bien su trabajo. 

Los CFDs han resultado ser un producto con un enorme apalancamiento y además con muy bajas comisiones. El ser una alternativa tan flexible para invertir en bolsa, les ha colocado en un puesto muy atractivo para inversores con cuentas de trading pequeñas. 

flexible para invertir en bolsa
Los CFDs han resultado ser una alternativa tan flexible para invertir en bolsa, les ha colocado en un puesto muy atractivo

Ahora bien, que estos sean un vehículo de especulación bastante usado por los pequeños inversores, no significa que los grandes especuladores no los usen. Pero claro está, que la mayoría de los traders con cuentas enormes, se decantan por los futuros en vez de los CFDs.

El funcionamiento de estos productos es bastante parecido, pero cuando lo único que se busca es especular, los CFDs son más flexibles para invertir en bolsa

¿Lo que es un CFD?

Como ya se ha dicho, los CFDs vienen siendo derivados financieros, las opciones y los futuros, entre otros. Esta es una esta negociación que se lleva a cabo entre el inversor y el bróker. En ella se acuerda el intercambio de la diferencia entre los precios de compra y venta de un activo subyacente. 

Vale destacar, que en ningún momento llegamos a poseer el subyacente. Esto puede llegar a ser causa de caer en un gran error, especialmente si se habla de los CFDs stock, en donde el subyacente son acciones. Debemos aclarar que en este tipo de contratos hacer inversión alguna en acciones, sino que se especula con el movimiento de su precio

Es de esta forma, que estos brindan al inversor la oportunidad de escoger la dirección del mercado que considere más conveniente: alcista o bajista. Actualmente, existen CFDs sobre muchos productos financieros: divisas, acciones, índices y tipos de interés, entre otros. 

El apalancamiento en bolsa con CFDs 

Así como lo permiten la mayoría de los derivados que hay en el mercado, los CFDs, permiten el uso de apalancamiento. Es así como usarlo o no es cosa del inversor. Esto quiere decir, que, para abrir una posición, el bróker solamente llegará a exigir al inversor un depósito o garantía.

Al ser estos productos ser apalancados, hay que ser muy conscientes que, si la posición va en contra del inversor, puede llegarse a perder mucho más que el depósito exigido por el bróker. Inclusive puede llegarse a perder completamente la cuenta. Sobre todo, si esta es de capitalización pequeña.

Sin embargo, gracias a las leyes europeas, en este caso la ESMA, a los inversores no se les puede exigir más dinero del que tenga depositado. Es así como si, una posición llegara a barrer totalmente la cuenta, el inversor no perderá más que el dinero que en ella tenga. A esto se le llama Seguro contra el Balance Negativo.  

Los CFDs y su regulación 

Siendo los CFDs una especie contrato o compromiso firmado entre el bróker y el trader, estos tienden a cotizar en mercados extrabursátiles OTC. Esto nos significa, que no hay una autoridad de tenga en forma directa el control de estas operaciones. Esto, claro está, viene siendo una gran ventaja en lo que respecta a las comisiones. Ya que tiende a eliminar los cánones de bolsa y los gastos asociados al control. 

De hecho, aun cuando el uso de los CFDs se encuentra regulado por autoridades financieras como la ESMA, en realidad no llegan a intervenir en las operaciones. Así de acuerdo a lo establecido en la normativa, ahora los brókers están en la obligación de informar a los inversores, sobre los peligros de operar con CFDs. Así como de los resultados promedios que llegan a obtener cuando los utilizan. 

Funcionamiento de los CFDs

Los CFDs tienen un funcionamiento muy parecido a los futuros. Al finalizar la jornada el bróker hace el cálculo de la diferencia entre el precio de apertura y el cierre. De forma automática suma o resta de la cuenta del inversor la diferencia, de la misma manera que se hace en los futuros. 

Así mismo, al finalizar el día o comienzo del otro, el bróker hace un recálculo de la garantía y puede llegar a exigir al inversor que aumente las garantías iniciales. Se debe tener muy en cuenta que hay dos diferencias entre los CFD y los futuros: 

  • La duración de los CFDs es diaria. Al no cerrarse la posición, está es reanudada de forma automática todos los días.
  • Al abrirse una posición larga, el inversor recibe por parte del bróker un préstamo y existiendo de esta forma gastos financieros. Si esta es corta, es el inversor quien le presta al bróker, y dependiendo del tipo de interés el inversor recibe dinero para mantener su posición abierta. 

Cuando se lleva a cabo la apertura de una posición con un futuro, existe diferencia entre el precio de contratación y del activo al que está asociado. Esto vendría siendo el coste de financiamiento del futuro. Por lo que cuanto más cerca se encuentra la fecha de expiración, menos diferencia existe entre el precio del futuro y del activo a quien replica.

Con los CFDs, no llega a pasar esto, pues su cotización replica el activo al que va referenciado. Solo tiene que abonar una cantidad cuando se abre la posición a manera de garantía. Y el bróker todos los días hace el cálculo del dinero que le ha prestado al inversor y aplica un interés. Generalmente, es un determinado tipo, más el Euribor.

Ventajas de los CFDs en bolsa

  • Los CFDs permiten a los inversores el poder ganar dinero si la bolsa sube o baja. De igual forma nos podemos poner largos o cortos. 
  • El apalancamiento, brinda la capacidad de poder ganar mucho dinero, con el que se podría hacer una cuenta de contado. 
  • Los precios de los CFDs, son derivados de sus subyacentes, sin que influya variable alguna. 
  • Hay una gran variedad disponible de subyacentes, pudiendo destacar: las acciones, divisas, índices y metales, entre otros. 
  • Pueden hacerse uso de órdenes condicionadas y otras destinadas a los stop loss  (protección de la posición) o take profit (los beneficios).

Inconvenientes que presentan los CFDs

  • No están disponibles todos los valores. Las acciones de menor capitalización, no se prestan para hacer CFDs. De igual forma no se encuentran disponibles para ponerse cortos. 
  • Si no llega a utilizarse una buena gestión del capital, el apalancamiento puede convertirse una trampa.
  • Los movimientos no llegan a ser exactamente iguales que los del subyacente. Esta es una situación muy importante cuando se ajusta un stop y se opera en períodos muy bajos de tiempo. 
  • Siempre dependiendo del bróker, los spreads y las comisiones de mantenimiento no llegar a hacer que la operativa sea barata. Esto en función del plazo de tiempo al que se vaya a operar. 

Para concluir se comienza y no se posee un gran capital, es entendible que se tome la decisión de abrir una cuenta de CFDs. Ya que son el instrumento más flexible para invertir en bolsa y resultan de mucha utilidad para hacer el intento de arañar unos euros, con una cuenta de trading pequeña.